Los bananos traen estabilidad a la situación de post-conflicto de Colombia

Durante más de una generación, los productores bananeros y los trabajadores de las regiones de Urabá y Magdalena, Colombia, han anhelado una única cosa: estabilidad. Tras el proceso de paz de 2006 que puso fin a los grandes conflictos en Colombia, la atención se centró en reactivar la golpeada economía.

[Translate to spanish:] Photo by Marcel Koppen

17 abril 2014

"Una Evaluación de Impacto del Comercio Justo Fairtrade para los pequeños productores y trabajadores del sector bananero en el norte de Colombia (PDF)", un informe recientemente publicado por la Corporación para el Desarrollo Empresarial Rural (CODER), examina el impacto de Fairtrade para los pequeños productores de banano y los trabajadores de las plantaciones de banano y determina de qué manera Fairtrade ha contribuido a una mayor estabilidad en estas regiones.

Durante el conflicto, el sector bananero de Urabá y Magdalena, que había gozado de gran prosperidad, sufrió mucho y las economías locales se estancaron. Muchos productores abandonaron sus fincas o no podían acudir a ellas. Al final del conflicto, era fundamental ofrecer opciones a los productores y a los veteranos desplazados para lograr el mantenimiento de la paz.

La mejorada situación de seguridad sentó las bases para la reactivación del sector bananero y el fuerte incremento del número de organizaciones de productores Fairtrade. En 2007, había sólo cuatro organizaciones de productores Fairtrade, una cifra que se incrementó hasta las 36 en 2013. El país exportó 6,2 millones de cajas de banano Fairtrade en 2012, sobre todo al Reino Unido y los Países Bajos, lo que representa el 35 por ciento de las ventas mundiales de banano Fairtrade.

Gran parte de este crecimiento se debe a los importantes compromisos contraídos en 2010 por parte de minoristas holandeses de adquirir el 100 por cien de los bananos bajo condiciones Fairtrade así como a los compromisos de minoristas del Reino Unido. Esto llevó al desarrollo de una innovadora asociación público-privada que cuenta con la participación de la Asociación de Bananeros de Colombia (AUGURA), la Unión de Bananeros de Urabá, Fyffes, Max Havelaar/Fairtrade, y el Ministerio de Relaciones Exteriores de los Países Bajos (lea el artículo original aquí).

El estudio de CODER viene a confirmar que Fairtrade ha tenido un impacto positivo para los pequeños productores y trabajadores del sector bananero en los últimos tres años gracias a la aplicación de los criterios de Comercio Justo Fairtrade así como a las fuertes ventas bajo condiciones Fairtrade, junto con el establecimiento de una sólida organización sindical, y el apoyo de la asociación público-privada.

Para los pequeños productores se encontró que:

  • El Precio Mínimo Fairtrade incrementó el ingreso familiar y la estabilidad de los productores, permitiéndoles mejorar sus viviendas y obtener mejor acceso a servicios de salud y educación.
  • La Prima de Comercio Justo Fairtrade fue fundamental para lograr reducir los costos de producción y aumentar la productividad. Las organizaciones de productores eligieron gastar el 35 por ciento de su Prima para realizar este tipo de mejoras.
  • Los productores han logrado vender en promedio el 80 por ciento de sus bananos bajo condiciones Fairtrade, lo que resulta en un aumento de la membresía, servicios mejorados y una posición empresarial más fuerte.

Para los trabajadores de las plantaciones, se encontró que:

  • Los trabajadores lograron una mayor estabilidad debido a la exigencia de contratos formales requerido por el Criterio para Trabajo Contratado, resultando en derechos y protecciones adicionales vinculados a los contratos.
  • El uso responsable de la Prima Fairtrade permitió a los trabajadores establecer un fondo de préstamos con mejores condiciones de las que podrían obtener en otros lugares.
  • Los trabajadores consideran importantes las mejoras en el hogar y durante los últimos años, el 60 por ciento de los fondos extras se han invertido en vivienda. Las inversiones en vivienda aumentaron la demanda de otros bienes y servicios que estimulan las economías locales.
  • Trabajadores de diferentes plantaciones se unieron para crear una fundación que les permita ejecutar proyectos comunitarios a gran escala (lea acerca de su primer proyecto en nuestro blog).

Sin embargo, a pesar de todos los resultados positivos, el estudio puso de manifiesto que los precios pagados por los bananos siguen a un nivel insostenible para muchos. La consolidación desenfrenada en los canales de distribución y la guerra de precios entre los establecimientos minoristas continúan ejerciendo presión sobre los precios en detrimento de los productores de banano.

En una revisión de los precios del banano realizada en enero de 2014, Fairtrade International implementó un incremento sustancial del Precio Mínimo Fairtrade sobre la base de todo el sistema de investigación. Se espera que esto proporcione a las organizaciones de pequeños productores y plantaciones una posición más fuerte para las negociaciones. Fairtrade sigue supervisando los impactos del cambio de precios.

Lea el resumen y la respuesta de Max Havelaar Países Bajos y Fairtrade International aquí.

Descargue el informe completo aquí (PDF 2.39MB).

Para obtener más información sobre el impacto de los bananos Fairtrade, haga clic aquí y descargue el informe realizado por Max Havelaar Países Bajos.

La investigación fue encargada por Max Havelaar Países Bajos en estrecha colaboración con Fairtrade International y la Embajada de los Países Bajos en Colombia.

 
comments powered by Disqus
Share this page: 
 

Copyright © 2011 Fairtrade Labelling Organizations International, e.V. | Contact us  |  Accessibility  |  Impressum  |   Privacy  |  Credits