Crecer con Ontegridad – ¿Qué Implicaciones Tendrá eso para el Comercio Justo Fairtrade?

05 agosto 2013

El comercio justo comenzó hace veinticinco años como un concepto ambicioso que muchos pensaron no lograría imponerse nunca. El sistema mundial de Fairtrade representa en este momento a más de 1,3 millones de productores y trabajadores organizados en más de 1.100 grupos en 70 países. Recientemente los productores y trabajadores del Fairtrade se convirtieron en propietarios de la mitad del sistema mundial.

Ahora los productores del Fairtrade se consideran a sí mismos como parte integral de las economías y de los desarrollos locales; como individuos que unen sus acciones a través de sus organizaciones. Para estos productores y para quienes trabajan con ellos, el crecimiento de su mercado es esencial para mejorar sus medios de vida y el de sus comunidades.

Mediante su trabajo con más de 3000 empresas en todo el mundo, el Fairtrade se ha mantenido adelante en reconocer el papel clave que el sector privado puede jugar en un desarrollo más amplio y en su desempeño para lograrlo. Un informe reciente del Grupo de Alto Nivel de la ONU para la agenda de desarrollo después de 2015, cita el sector privado como un socio vital en la conducción de "un cambio profundo para terminar con la pobreza extrema y mejorar las condiciones de vida”

En su esfera de influencia, el sector privado tiene también la responsabilidad de implementar los derechos humanos, las condiciones de trabajo decentes y la protección del medio ambiente, entre otras cosas.

Un compromiso para aumentar el impacto del Fairtrade con integridad requiere caminar balancear una producción social y ambientalmente responsable y habilitar un comercio que permita en definitiva beneficiar a productores, trabajadores y sus comunidades. En el trascurso de los años el Fairtrade ha aprendido lecciones valiosas relacionadas al cumplimiento de las necesidades, a menudo conflictivas, del sector privado y de los productores en desventaja. El crecimiento puede resolver problemas, pero puede también generar otros, si no se consideran los derechos humanos fundamentales.

El Fairtrade ha visto productores tomar atajos en la certificación orgánica, adoptar malas prácticas laborales bajo presión para cumplir los plazos o talar bosques para aumentar la producción. El Fairtrade también ha afrontado significativos abusos de los derechos humanos. Las comunidades de productores del Fairtrade no son inmunes a las dificultades enfrentadas en el mundo en desarrollo y de hecho en el mundo desarrollado. La dinámica del poder puede manifestarse en todos los niveles, desde las salas de las juntas de las cooperativas a las vidas de los productores y de los trabajadores.

“Este es un largo y difícil viaje. El Fairtrade no es una píldora recubierta de azúcar. Enfrentamos a diario las realidades de siglos de opresión, de las cuales ninguna será resuelta durante la noche, “dijo Harriet Lamb, la CEO de Fairtrade internacional. "Encontrar un adecuado equilibrio entre facilitar el comercio, el desarrollo y el cumplimiento, es una tarea a veces difícil y ardua que requiere mejorar y ajustar de manera continua.”

Para garantizar que el crecimiento sea responsable, el Fairtrade ha puesto mayor atención y recursos a las libertades y los derechos humanos promovidos en los convenios fundamentales de la OIT, los cuales están incluidos en los criterios de Fairtrade como requisitos mínimos o fundamentales. En particular, el Fairtrade toma una postura intransigente contra el tráfico de personas, las peores formas de trabajo infantil, el acoso sexual y la discriminación de cualquier tipo.

El control del cumplimiento de los Criterios del Fairtrade está a cargo de FLO-CERT, una empresa independiente, certificada en ISO-65. La ISO 65 es la principal norma de calidad internacionalmente reconocida para los órganos que operan un sistema de certificación de productos. FLO-CERT sigue la norma en todas sus operaciones de certificación y está sujeta a las auditorías externas del órgano alemán de acreditación DAkkS.

“La certificación eficaz combina procesos rigurosos, la evaluación de riesgos y auditores calificados," dijo Ruediger Meyer, el CEO de FLO-CERT "El mayor desafío es el monitoreo – ningún organismo de certificación puede estar in situ 24/7, por lo que las relaciones de confianza con los productores y comerciantes son cruciales. Gracias a una estrecha colaboración, podemos minimizar los riesgos que pueden ocurrir en las cadenas de suministro.”

Los auditores de FLO-CERT son expertos en su campo y están familiarizados con las realidades locales y sectoriales que enfrentan en el terreno. También están conscientes de los elementos en los criterios del Fairtrade que corren el mayor riesgo de incumplimiento. Los auditores reciben capacitación periódica sobre la identificación y respuesta necesarias para mitigar esos riesgos. El contenido y la documentación de dichas capacitaciones están incluidos en el proceso de auditoría de la acreditación ISO 65 de FLO-CERT. Además, FLO-CERT mantiene una política de rotación de auditores; el mismo auditor no puede ser asignado más de tres veces consecutivas al mismo cliente de Fairtrade.

Cualquier incumplimiento en el área de un principio fundamental del Fairtrade, tales como los consagrados en los convenios fundamentales de la OIT, puede conducir a la suspensión y en última instancia a la descertificación. En 2012, FLO-CERT suspendió a un total de 141 organizaciones de productores y 41 comerciantes, con 35 y 12 descertificadas, respectivamente.

Contamos con procedimientos estrictos y transparentes de denuncia y cada caso es seguido por el Departamento de gestión de la calidad de FLO-CERT, en conformidad con un procedimiento estándar. Dependiendo de la gravedad de las acusaciones, FLO-CERT realiza un control de los documentos, incluye el tema en la próxima auditoría periódica o realiza una auditoría no anunciada para investigar la denuncia.

Los retos que enfrentan los productores y trabajadores en los países en desarrollo van más allá del alcance de cualquier sistema de certificación. Fairtrade internacional está acumulando experiencias en las diversas áreas que puedan afectar a los productores y a los trabajadores en todos los productos y desarrollando estrategias globales para ayudar a los más vulnerables.

Al abordar los temas relacionados con el trabajo infantil, el Fairtrade ha adoptado un enfoque que prioriza a los niños y trabaja con expertos y productores para ir más allá de los requisitos mínimos, con el fin de mejorar las condiciones reales de los/as niños/as y los/as jóvenes. Estamos acumulando experiencias sobre los patrones del tráfico en áreas conocidas de riesgo y apoyando a los productores para introducir medidas preventivas.

Cuando encontramos violaciones de los requisitos relativos al trabajo infantil, tomamos medidas inmediatas para proteger a los/as niños/as. Evitamos la entrada en el sistema de Fairtrade de las fincas que utilizan trabajo infantil y les apoyamos a ellas y a sus comunidades para abordar el problema. Consultamos con los/as niños/as y a los/as jóvenes que habitan en las comunidades Fairtrade para mejorar de manera continua la forma en que abordamos este problema, asegurándonos de no crear nuevos problemas para los/as niños/as y los/as jóvenes involucrados/as en prácticas laborales inaceptables.

Tras la aprobación de la ambiciosa estrategia para los derechos de los trabajadores en 2012, se está llevando a cabo una revisión completa del criterio para el trabajo contratado que aspira a mejorar el cumplimiento de convenios de la OIT y a empoderar de mejor manera a los trabajadores de las plantaciones para que pueden hacer un uso efectivo de sus derechos, incluido el derecho a organizarse en sindicatos y a negociar colectivamente. La visión de la estrategia para los derechos de los trabajadores es promover la equidad y el diálogo en el lugar de trabajo mediante relaciones industriales maduras entre los trabajadores, sus sindicatos y los empresarios. Como parte de la expansión de la estrategia para cubrir a los trabajadores en las fincas pequeñas, estamos activamente recogiendo información y conocimientos en todo nuestro sistema de múltiples partes interesadas, hablando directamente con los trabajadores y las trabajadoras, y trabajando diligentemente para entender mejor las complejidades que acompañan a nuestra amplia gama de productos, los países y contextos, para informar el desarrollo de nuestros criterios y proceso de auditoría.

"El crecimiento con integridad significa que el Comercio Justo Faritrade aumenta teniendo en cuenta todos los valores y normas que forman parte de él. El crecimiento no puede ser a expensas de otros”, dijo Marike de Peña, Vicepresidente de la Junta Internacional de Fairtrade, Presidente de la CLAC y Directora de Banelino, una organización de pequeños productores certificada en Fairtrade de la República Dominicana.

Estamos convencidos, hoy más que nunca, que el Fairtrade sigue siendo la mejor opción para abordar las condiciones desleales de comercio y los derechos de las poblaciones en desventaja en el comercio internacional.

 
comments powered by Disqus
Share this page: 
 

Copyright © 2011 Fairtrade Labelling Organizations International, e.V. | Contact us  |  Accessibility  |  Impressum  |   Privacy  |  Credits